Martes, 26 de abril – II SEMANA DE PASCUA, FERIA

PRIMERA LECTURA

Tenían un solo corazón y una sola alma.

Del libro de los Hechos de los Apóstoles 4, 32-37

La multitud de los que habían creído tenía un solo corazón y una sola alma; todo lo poseían en común y nadie consideraba suyo nada de lo que tenía. Con grandes muestras de poder, los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús y todos gozaban de gran estimación entre el pueblo. Ninguno pasaba necesidad, pues los que poseían terrenos o casas, los vendían, llevaban el dinero y lo ponían a disposición de los apóstoles, y luego se distribuía según lo que necesitaba cada uno. José, levita nacido en Chipre, a quien los apóstoles llamaban Bernabé (que significa hábil para exhortar), tenía un campo; lo vendió y puso el dinero a disposición de los apóstoles.

Palabra de Dios. A. Te alabamos, Señor.


SALMO RESPONSORIAL (DEL SALMO 92)

R. Señor, tú eres nuestro rey. Aleluya.

• Tú eres, Señor, el rey de todos los reyes. Estás revestido de poder y majestad. Tú mantienes el orbe y no vacila. Eres eterno, y para siempre está firme tu trono. /R.

• Muy dignas de confianza son tus leyes y desde hoy y para siempre, Señor, la santidad adorna tu templo. /R.


ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO CF. JN 3, 15

R. Aleluya, aleluya. El Hijo del hombre debe ser levantado en la cruz, para que los que creen en él tengan vida eterna. /R.

EVANGELIO

Del santo Evangelio según san Juan (Jn 3, 7-15)

En aquel tiempo, Jesús dijo a Nicodemo: “No te extrañes de que te haya dicho: ‘Tienen que renacer de lo alto’. El viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así pasa con quien ha nacido del Espíritu”. Nicodemo le preguntó entonces: “¿Cómo puede ser esto?” Jesús le respondió: “Tú eres maestro de Israel, ¿y no sabes esto? Yo te aseguro que nosotros hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto, pero ustedes no aceptan nuestro testimonio.

Si no creen cuando les hablo de las cosas de la tierra, ¿cómo creerán si les hablo de las celestiales? Nadie ha subido al cielo sino el Hijo del hombre, que bajó del cielo y está en el cielo. Así como levantó Moisés la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea en él tenga vida eterna”.

Palabra del Señor. A. Gloria a ti, Señor Jesús.


VAMOS A REJUVENECER NUESTRA FE

Jesús nos presenta la dificultad de advertir y conocer la acción del Espíritu de Dios: pues, el «sopla donde quiere» (Jn 3, 8). Para los hombres no es suficiente hacer miles de esfuerzos para llegar al Reino de los Cielos, se necesita una vida nueva y renovada totalmente por la acción del Espíritu Santo. Nicodemo fue para Jesús como un maestro en religión. Y lo que le faltaba, no era tanto enseñanzas nuevas, sino una renovación interior. Por más que se vaya acumulando experiencia y sabiduría, podemos ser personas envejecidas al igual que Nicodemo. El término nacer de arriba significa nacer del Espíritu, que es la experiencia de conversión que se logra mediante el bautismo cristiano. Con qué tristeza se puede evidenciar que muchas personas solo tienen afán por lucir sus títulos y se vanaglorian de sus capacidades, olvidando que todo lo han recibido de Dios.

Recibamos la acción del Espíritu en nosotros, escuchémosle y pidamos al Señor que siempre nos conserve en humildad y sensibilidad, para que no seamos indiferentes al dolor del hermano que sufre.

MSc. Ender Durán

ANTÍFONA DE ENTRADA APOC 19, 7. 6

Alegrémonos, regocijémonos y demos gracias, porque el Señor, nuestro Dios omnipotente, ha empezado a reinar. Aleluya.

ORACIÓN COLECTA

Te pedimos, Dios todopoderoso, que nos concedas anunciar la victoria de Cristo resucitado, para que alcancemos en plenitud los bienes eternos, cuyo anticipo hemos recibido. Por nuestro Señor Jesucristo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Concédenos, Señor, vivir siempre llenos de gratitud por estos misterios pascuales que celebramos, para que, continuamente renovados por su acción, se conviertan para nosotros en causa de eterna felicidad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN CF. LC 24, 46. 26

Era necesario que Cristo padeciera y resucitara de entre los muertos, y así entrara luego en su gloria. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor y Dios nuestro, escucha nuestras oraciones, para que la participación en los sacramentos de nuestra redención nos ayude en la vida presente y nos alcance las alegrías eternas. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Categories:

1 thought on “Martes, 26 de abril – II SEMANA DE PASCUA, FERIA”

  1. La indiferencia por el hermano que sufre su calvario personal cada dia, cuando otros tienen de sobra, nos ha llevado a este mundo injusto, plagado de seres que, sin importarle lo que pasa a su alrededor, vive su reino de gula y despilfarro.
    Hay que nacer de lo alto y ser de nuevo una sola familia, donde todos podamos sonreír y decir sin temor: Padre, bendícenos, santifícanos, protégenos, sálvanos.
    Gracias, porque en tu misericordia, nos perdonas y nunca olvidas a tus hijos.

Comments are closed.